Trayectorias de vocación y entrega (Fuente)


Rubem Alvez, uno de los pedagogos más influyentes del siglo XXI, decía que "enseñar es un ejercicio de inmortalidad" porque, de cierta manera, se perdura en "aquellos cuyos ojos aprendieron a ver el mundo a través de la magia" de quienes instruyen.

Por ello, con el objetivo de distinguir la labor de docencia, investigación y difusión de la cultura, la Facultad de Ingeniería llevó a cabo una Ceremonia de Reconocimiento por Antigüedad Académica.

Familiares y amigos de los 218 condecorados por antigüedad académica se dieron cita la tarde del 14 de mayo en el Auditorio Javier Barros Sierra para celebrar sus logros como docentes, de forma especial, al exdirector y profesor emérito, ingeniero José Manuel Covarrubias Solís, por sus 65 años de dedicación a la FI, para quien ser parte de una de las universidades más reconocidas a nivel mundial le ha llenado de dicha y satisfacción.

En la ceremonia se entregaron reconocimientos por 10, 15, 20, 25, 30, 35, 40, 45, 50 y 60 años de antigüedad, y también al Mérito Universitario a los académicos de 25, 35 y 50 años de labores. Los profesores que se sumaron a la distinción de mayor antigüedad en esta edición fueron los ingenieros Carlos Martínez Calderón y Jorge Isidro Terrazas y de Allende por seis décadas de ejercicio docente.

Igualmente, se entregaron condecoraciones a diez profesores por Cátedras Especiales: María del Pilar Corona Lira, Octavio Estrada Castillo, Constantino Gutiérrez Palacios, Héctor Ricardo Castrejón Pineda, Saúl de la Rosa Nieves, Gabriel Hurtado Chong, Rodrigo Montúfar Chaveznava, Laura Adriana Oropeza Ramos, Alejandro Ponce Serrano y Magdalena Trujillo Barragán.

El doctor Carlos Agustín Escalante Sandoval, director de la FI, recibió de manos del ingeniero Covarrubias Solís su reconocimiento por 30 años de antigüedad y manifestó su sincera felicitación a todos los académicos distinguidos, especialmente a quienes cumplieron más de cinco décadas, por ser auténticos líderes en su área de especialidad y conjugar sus actividades docentes con sus labores como profesionales.

Asimismo, recalcó que sin academia no hay universidad y sin ésta, progreso y bienestar, por lo cual exhortó a los asistentes a seguir sumando éxitos que llenen de orgullo a la Facultad de Ingeniería y a la UNAM.

En el presídium lo acompañaron el doctor Salvador del Toro Medrano, en representación de la Química Bertha Rodríguez Sámano, secretaria General de la AAPAUNAM; el maestro Ubaldo Eduardo Márquez Amador, presidente de la Unión de Profesores de la FI; los ingenieros David Vázquez Ortiz, decano del Consejo Técnico; Rafael Jiménez Ugalde, presidente de la Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería (SEFI) y Gonzalo López de Haro, secretario General.

Al hacer uso de la palabra, el maestro Ubaldo Márquez expresó su reconocimiento a todos los integrantes de la planta docente de la Facultad de Ingeniería, por su desempeño y entrega. De igual modo, el ingeniero Rafael Jiménez Ugalde exteriorizó su felicitación a todos los profesores por su constancia, pasión y vocación, elementos que, aseguró, son claves de una vida profesional.

Como parte de esta ceremonia, el Cuarteto de la Orquesta Sinfónica de Minería interpretó las piezas Águila y Chapulines, del compositor Carlos Salomón Soberanes, y una selección de temas de las películas Piratas del Caribe y Star Wars, de los compositores Klaus Badelt y John Williams.

Por: Elizabeth Avilés
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz