Reconocimiento a la Doctora Laura Mori (Fuente)


La Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la Dirección General de Asuntos del Personal Académico, otorgó el Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos (RDUNJA), en el área de Docencia en Ciencias Exactas, a la doctora Laura Mori, profesora de la División de Ingeniería en Ciencias de la Tierra (DICT) y perteneciente al Sistema Nacional de Investigadores.

Este galardón se concede con la finalidad de fomentar y promover el potencial de los jóvenes académicos (menores de 40 años de edad en el caso de los hombres y 43 en el de las mujeres) que se hayan destacado por la calidad, trascendencia y lo promisorio de su trabajo.

Notablemente emocionada, Laura Mori compartió su satisfacción al obtener este premio por su labor como docente y su voluntad de continuar a pesar de los obstáculos. "Reconocimiento es una palabra hermosa para honrar no sólo los logros académicos, también el esfuerzo que he tenido que hacer en lo personal por estar lejos de la familia. Así lo interpreto yo".

Laura Mori es originaria de La Spezia, Italia; comenzó su preparación en la Universidad de Pisa donde estudió Ciencias Geológicas. Tras la licenciatura, viajó a nuestro país para continuar con el posgrado. Su proyecto doctoral en Geoquímica, bajo la tutoría del doctor Arturo Gómez Tuena del Centro de Geociencias, culminaría en tres años y sería invitada por el doctor Dante Jaime Morán Zenteno para realizar una estancia posdoctoral en el Instituto de Geología (IGl). Después de trabajar como investigadora en el IGl por dos años, se incorporaría a la FI como profesora de Carrera Titular A de tiempo completo, para impartir los cursos de Geología Física, Geoquímica y Petrología Ígnea. Actualmente tiene 15 años en México, país que considera su segunda casa.

Uno de los retos más grandes al estar aquí, explicó, es el de ser madre de un pequeño de cuatro años mientras su padre permanece en Italia. "Hallar un equilibrio entre la familia y el trabajo es lo más complicado, pero con este reconocimiento le puedo mostrar a mi hijo que, si se hacen sacrificios, se puede obtener lo mejor. Sin duda, avalaré su decisión si en el futuro decide estudiar en el extranjero", dijo Laura.

Asimismo, agradeció el soporte de sus padres en torno a la decisión de venir a nuestro país y quedarse. "Me alientan porque conocen todo el trabajo que me ha costado estar en la UNAM y entienden que lo que hago es mi pasión. Soy hija única y quizá puede ser un problema mayor porque el tiempo pasa y se hacen grandes, pero me apoyan tanto que piensan en venir antes de pedirme que regrese". Al darles la noticia sobre la Distinción Universidad Nacional, narró, se emocionaron y se llenaron de alegría, por ello, también les dedicó este premio, "siempre han creído en mí".

Así, México se ha convertido en un lugar donde la doctora Mori ha hecho realidad sus sueños y diariamente lo que más le apasiona: estar en la UNAM, enseñar y dar un ejemplo de vida a sus allegados. "Esta es mi vida, así la elegí, así me gusta y así la quiero. Tengo muchos años aquí y todo lo que he trabajado sin duda lo he recibido de vuelta. El RDUNJA es un gran impulso y un aliciente para lo que viene".

La profesora Laura Mori recibirá de manos del rector este premio en una ceremonia el día 22 de noviembre. Su familia estará en contacto ese día desde Italia; la acompañará su familia académica: "He tenido mucha suerte porque he conocido personas extraordinarias como los doctores Gómez Tuena, Morán Zenteno y González Torres (jefe de la DICT); me han apoyado mucho y van a estar ahí", subrayó.

Compromiso con la docencia
La doctora Mori lleva casi ocho años dando clases, una actividad a la que le tiene mucho cariño, y, en su experiencia, cree que el principal problema para impartir ciencias exactas en la licenciatura es que los estudiantes no están acostumbrados a razonar de manera autónoma. "Ellos siempre han estado bajo un modelo donde escuchan y aprenden de manera mnemónica, lo que genera desconfianza".

La mayoría de los jóvenes, continuó, tiene miedo de preguntar lo que no les ha quedado claro y eso evita que se desarrollen plenamente; en las ciencias exactas se debe razonar para ofrecer una solución, pero los alumnos no están seguros de poderlo hacer porque no confían en sus capacidades; al enfrentarse a algo complicado creen que no lo van a entender y eso los frena. "La labor del docente debe consistir en fomentar la confianza para que ellos sean más autónomos y liberen sus miedos, algo que requiere de mucho compromiso", opina.

Bajo esta premisa, la doctora Mori ha implementado la novedosa técnica del Aula Invertida con resultados positivos (reducción notable del índice de reprobación) en el curso de Geoquímica, una materia que considera compleja, muy amplia y multidisciplinaria, que trata de examinar interacciones entre la tierra, el agua y el aire.

Con el Aula Invertida el espacio de estudio se traslada a la casa, con materiales y apuntes previamente seleccionados y proporcionados por la profesora, mientras que en el salón se proporciona realimentación personalizada, y se profundiza el conocimiento con actividades bien planteadas para reforzar los conceptos y aplicarlos a situaciones reales. "Esto requiere mayor compromiso y carga de trabajo, pero al final todos aprenden más y se enriquecen; es lo que me impulsa para seguir adelante".

En la materia Geología Física (tercer semestre de Ingeniería Geológica y segundo de Ingeniería Geofísica), también ha modificado su manera de impartir clases, implementando los módulos InTeGrate (Interdisciplinary Teaching about Earth for a Sustainable Future), unos recursos educativos libres financiados por la National Science Foundation, que, además de apoyar a los alumnos en la comprensión del funcionamiento del sistema Tierra, les dan la oportunidad de aplicar el conocimiento a problemáticas complejas y profundas que relacionan la geología con la sociedad (análisis de peligros naturales como erupciones volcánicas, terremotos, inundaciones, deslizamientos, y mitigación del riesgo; análisis de grandes desafíos como el uso sustentable de los recursos minerales y energéticos, o la disponibilidad de agua).

Independientemente de la estrategia que se quiera implementar, lo más significativo para la doctora Mori es replantear la manera de dar clases, privilegiando el aprendizaje activo. "Los profesores no deben ser quienes otorgan el saber, sino guías que acompañen a los alumnos en un proceso de aprendizaje autónomo y responsable, usando los instrumentos y las técnicas que consideren más adecuadas dependiendo del tipo de curso y asignatura", enfatizó.

Dentro de los planes de la doctora Mori se encuentra continuar investigando sobre métodos que permitan mejorar la experiencia de aprendizaje de los alumnos, y sensibilizar los demás profesores de licenciatura en torno a la necesidad de innovar la educación. "Sería muy interesante lograr diseñar experiencias de aprendizaje que involucren asignaturas estrechamente relacionadas, o áreas del conocimiento. He platicado con los doctores Aldo Ramos y Enrique González (profesores de Geología Física, Petrología Ígnea y Metalogenia) para compartir experiencias, objetivos y perspectivas".

Con la obtención del RDUNJA, la doctora Laura Mori es un ejemplo de que el esfuerzo y el trabajo constante son semillas que dan fruto. Sin duda, un motivo de orgullo para ella, su familia y también para la comunidad de la Facultad de Ingeniería, con la que está plenamente comprometida para que los alumnos se formen como ingenieros responsables y bien preparados.

Por: Jorge Contreras Martínez
Fotografía: Eduardo Martínez Cuautle