Monitorean Nacimiento De Posible Volcán En Michoacán (Fuente)


Las altas temperaturas de las tierras de Michoacán y Guanajuato hospedan más de mil 200 volcanes. Es una de las regiones vulcánicas más extensas del planeta. Martha Gómez, del Instituto de Geofísica de la UNAM en Michoacán, dijo que las entrañas de estas tierras albergan una fenómeno interesante para la ciencia aunque nada agradable para los humanos pues se cree que está por surgir un volcán.
Des el 6 de enero en el Nuevo Pueblo de San Juan, Michoacán y su alrededores se han registrado más de mil sismos, lo cual hace suponer a especialistas que podría tratarse de un volcán por lo que en coordinación con el Centro Nacional de Prevención de Desastres investigan y monitorean la zona.

La ingeniera geóloga de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, Gladys Xilotl de Jesús, indicó a Contra Réplica que "se necesitan estudios del gradiente geotérmico, petrografia, geoquímica de alta temperatura y diversos análisis de vulcanología" para confirmar el nacimiento de un volcán.

"En México tenemos un rasgo fisiográfico muy importante que es la Faja Volcánica Transmexicana, toda esa franja es una zona donde probablemente surja un nuevo volcán, pero a ciencia cierta no se sabe la exactitud", explicó.
Curiosamente como indica el artículo El volcán Paracutín en el campo volcánico Michoacán-Guanajuato: una revisión, publicado en Ciencia Nicolaita en 2018, el volcán Paracutín y el Jorullo, se encuentran en las zonas de mayor densidad de volcanes lo que sugiere que estas zonas son claras candidatas en albergar el próximo volcán.

La investigación del Instituto de Geofísica por la especialista Martha Gómez, indica que los principales riesgos hacia las personas ante el nacimiento de un volcán, son los flujos de lava y caída de escoria volcánica de tamaño ceniza y bloques bomba, además de la composición química del magma emitido pues causa daños a la salud.

Riesgo a la vida

Un estudio realizado en IntechOpen por Diana Paula Silva Linhares, reveló que la actividad volcánica genera minerales, que aunque están presentes en tejidos vivos, los que son metálicos en en altas concentraciones pueden ser tóxicos para las plantas, animales y humanos.

La investigación también indica que en Japón, África, España, Portugal y en Turquía, este fenómeno se relacionó con fluorosis. En Italia, con cáncer de tiroides papilar, e incluso en México, con infartos y enfermedades de las vías respiratorias. Un fenómeno que en México ya fue observado en 2015 por el mexicano Pedro Rodríguez, del IPN, quien analizó 25 muestras de suelos y cenizas después de las erupciones del Volcán Popocatépetl en México y con que sugirió que los metales se filtran a las fuentes cercanas de agua dulce.

De acuerdo con una declaración de Ramón Espinosa, subdirector de Riesgos Volcánicos del CENAPRED, “los volcanes de esta región son monogéneticos, es decir que sólo tienen una génesis, o una erupción y el Paracutín estuvo activo de 1943 a 1952, desde entonces está apagado y así se va a quedar, lo que pudiera ocurrir en caso que sea un ascenso de magma es que naciera un nuevo volcán, explicó Espinosa.

Carlos Antonio Sánchez
entornos@contrareplica.mx