Enrique Taméz, Asesor Imprescindible En El Rescate De La Catedral Metropolitana (Fuente)



CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Sin la labor de Enrique Taméz González, el rescate de la Catedral Metropolitana no hubiera sido posible”, refirió el arquitecto restaurador Sergio Zaldivar, sobre la labor del reconocido ingeniero geotecnista y referente de mecánica de suelos a nivel internacional, quien falleció a los 94 años en esta ciudad.

El legado de Taméz González, cuyo deceso ocurrió este 10 de junio, se puede rastrear a nivel nacional en las primeras tres líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro (del que cual emitió su Manual de Diseño Geotécnico), el drenaje profundo, el Centro Médico Nacional, la corrección geométrica de la Catedral Metropolitana, el sagrario y el Palacio Nacional, la cimentación de la Torre Mayor y el Túnel Emisor Oriente, entre muchas otras obras

Discípulo del ilustre ingeniero Nabor Carrillo, a lo largo de su carrera obtuvo distintos reconocimientos a nivel nacional, como ser nombrado Miembro Vitalicio del Colegio de Ingenieros Civiles de México, Académico de Número de la Academia Mexicana de Ingeniería, “Premio de Ingeniería de la Ciudad de México” 2016, y diversos homenajes, como el realizado en febrero del año pasado por parte de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Geotécnica.

Sobre su deceso, Sergio Zaldívar, Emérito de la Academia Nacional de Arquitectura y responsable del proyecto de Nivelación Geométrica de la Catedral Metropolitana, recordó vía telefónica a Taméz González como un hombre imprescindible en el rescate de ese monumento histórico:

“Lo conocí en 1989 a través del comité técnico de intervención de la Catedral, y fue quien empezó a desarrollar teorías, nos pasamos dos años estudiando el problema de la Catedral hasta que en 1991 nos pidió hacer una prueba en los subsuelos de la iglesia de San Antonio Abad; al darnos cuenta que funcionaba continuamos en la Catedral.

“Era un hombre realmente distinguido, de buen carácter, sabio, didáctico. Cada vez que hablaba para intervenir daba unas lecciones de geotecnia sorprendentes. Todo lo que aprendí de geotecnia fue gracias a él.

“Un hombre bueno en toda su estructura. Era un caso excepcional verdaderamente. Él y Enrique Santoyo me llevaron de la mano para entender lo que le sucedió a la Catedral Metropolitana”.

Tamez González nació en Hidalgo, Tamaulipas, el 11 de agosto de 1925, y estudió en la Escuela Nacional de Agricultura de la Universidad Autónoma Chapingo, donde se graduó como Ingeniero Agrónomo con especialidad en Irrigación.

Después de un periodo de prácticas profesionales se incorporó a cursos de graduados en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde fue alumno de Nabor Carrillo y Alberto J. Flores.

En 1953 obtuvo el grado de “Maestría en Ciencias” en el área de Mecánica de Suelos y Estructuras Hidráulicas por la Universidad de Michigan (EU), y fue alumno especial en “Mecánica de suelos” en la Universidad de Harvard (EU).

En lo académico fue catedrático en la UNAM y la UAM Azcapotzalco, e incluso de esta última fue rector.

Y en el sector privado fue vicepresidente del área de nuevas tecnologías de ICA.
Tras conocerse su deceso, el gremio ingenieril y distintas agrupaciones, como la Sociedad de Ex Alumnos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM lamentaron su deceso con mensajes publicados en redes sociales y esquelas en diarios nacionales.


https://www.proceso.com.mx/634146/fallecio-enrique-tamez-asesor-imprescindible-en-el-rescate-de-la-catedral-metropolitana