Alumnos De La FI Destacan En IAC, París (Fuente)


Los estudiantes de la Facultad de Ingeniería (FI) Axel Núñez Arzola (quinto semestre de Ingeniería en Computación) y Ángel Josafat Vázquez Minor (cuarto semestre de Aeroespacial) participaron en el 73th International Astronautical Congress (IAC) y el International Space Eduaction Board (ISEB), celebrados en el Paris Convention Centre, Francia, del 18 al 22 de septiembre pasado.

Ambos alumnos, junto con otras siete compatriotas, integraron la delegación de la Agencia Espacial Mexicana y participaron en la modalidad de presentación interactiva: Ángel con el proyecto "Percepción remota del uso de satélites para identificar zonas de Sistemas de captación de agua pluvial" y Axel con "Vestible de medición de ritmo cardiaco y oxigenación de la sangre para conocer el nivel de estrés de los astronautas", y "Vestible de medición de gases contaminantes para pronosticar la calidad del aire", con el cual se posicionó en los 80 finalistas entre 800 ponentes.

El IAC, el encuentro más grande del sector espacial al que asisten miembros de la academia y la industria de 80 países, es organizado por la Federación Astronáutica Internacional y en él se comparten experiencias, los desarrollos espaciales recientes y promueve posibles alianzas entre agencias.

En el marco del Congreso también se lleva a cabo el ISEB, un programa destinado a jóvenes investigadores de licenciatura y posgrado, conformado por la NASA, las agencias espaciales de México, Europa, Canadá, Sudáfrica, Emiratos Árabes Unidos, Japón y Corea, así como por el Centro Nacional de Estudios Espaciales y el Centro de Educación de Ciencias Espaciales de Victoria (Australia). Su propósito es enriquecer y aumentar los conocimientos de los estudiantes a través de asesorías, sesiones interactivas con directivos de las agencias, networking y de las presentaciones de sus trabajos de investigación ante una audiencia internacional.

Captación de agua pluvial
El proyecto de Ángel para captar el agua de lluvia se enfoca en zonas que posibiliten hacerlo de forma natural, como los cráteres de volcanes inactivos, mediante un algoritmo y una cámara hiperespectral para, posteriormente, con la infraestructura necesaria, destinarla a los cultivos.

De esta forma, se favorece el ciclo natural del líquido, contribuye a alcanzar objetivos de desarrollo sostenible (Agenda 2030, ONU) y cumple con el modelo penta hélice que plantea la Agencia Espacial Mexicana: proponer ideas y proyectos que cubran necesidades ambientales, sociales, académicas, industriales y gubernamentales a partir de la tecnología espacial.

Calidad del aire
La idea de Axel de emplear información satelital, tecnología espacial e inteligencia artificial para monitorear y pronosticar la calidad del aire surgió de su inclinación por la robótica y la electrónica. El proyecto que inició hace siete años para medir la calidad del aire mediante CanSats evolucionó a un vestible que, conectado a internet, cuantifica los gases contaminantes (dióxido y monóxido de carbono, ozono, dióxido de nitrógeno), así como las partículas menores a 10 y 2.5 micrómetros, y permite monitorearlos a través de una aplicación. Además de estos avances, Axel proyecta trabajar en un mapa (al estilo Google Maps) en el que se aprecie la calidad del aire en diferentes zonas en tiempo real.

Durante su participación en el ISEB, el universitario tejió lazos para una posible colaboración con una diputada de Los Ángeles que también se encuentra desarrollando un proyecto de medición de calidad del aire, pero con drones, lo cual alimenta sus deseos de continuar esforzándose en su idea.

Trabajo multidisciplinario e internacional
Ángel también vislumbró una posibilidad de colaboración con un juez de la Agencia Espacial de los Emiratos Árabes Unidos que le ofreció colocar su proyecto de percepción remota como carga útil en un satélite que cuenta ya con una cámara hiperespectral, lo que significaría un gran avance en los objetivos de investigación de ambos.

Subrayó que sus participaciones, hace unos meses en un congreso latinoamericano y esta reciente de París, le han permitido visualizar la prioridad de que México fomente su propio crecimiento exponencial en las áreas espaciales, impulsando a sus jóvenes talento para evitar así la fuga de cerebros y abrir las puertas al trabajo multidisciplinario e internacional.

"Actualmente estamos viviendo una segunda carrera espacial internacional y en México no podemos perder la oportunidad", manifestaron.

Talento mexicano
El hecho de que haya mexicanos participando en eventos tan relevantes como el IAC y el ISEB genera en ambos estudiantes un sentimiento de orgullo e inspiración, sobre todo cuando México es un país que recién se está abriendo brecha en el desarrollo de tecnología espacial.

Destacaron, además, la creciente participación femenil en el desarrollo científico y tecnológico a muy alto nivel, lo cual se evidenció tanto en la delegación mexicana, integrada mayormente por mujeres (7), como en el evento en general.

Asimismo, invitan a las y los estudiantes y docentes de la FI a llevar sus investigaciones a este tipo de eventos internacionales, y hacen un llamado a los institutos, colegios y al propio gobierno a invertir en el talento y potencial mexicano, pues contar con un patrocinio o apoyo económico es fundamental para el avance de las investigaciones y proyectos.