Reconocen Excelencia Académica En La FI (Fuente)


Para distinguir el esfuerzo, constancia y dedicación del talento universitario formado en la Facultad de Ingeniería (FI), el pasado 9 de diciembre se llevó a cabo la ceremonia de entrega de la Medalla Gabino Barreda a 14 egresadas y egresados de la generación 2020 que concluyeron su licenciatura con los más altos promedios, así como diplomas de aprovechamiento a los tres primeros lugares de cada carrera, que terminaron en tiempo y forma destacándose por su desempeño y trayectoria escolar.

El evento, efectuado en el Auditorio Barros Sierra, fue presidido por los maestros Gerardo Ruiz Solorio, secretario General de la FI, en representación del director, doctor Carlos Escalante Sandoval, y Miguel Figueroa Bustos, secretario de Servicios Académicos, acompañados por el ingeniero en Computación Daniel Enrique Martínez Segrera, el egresado con mejor promedio de la generación 2020.

El maestro Ruiz Solorio felicitó a las y los premiados con la mayor distinción que otorga la UNAM, y a sus familias por el incondicional apoyo, y reiteró el compromiso que desde hace 230 años tiene la FI para formar a las y los mejores profesionistas en ingeniería del país, a través de sus programas de estudio acreditados a nivel internacional. Reiteró que recibir estos reconocimientos por excelencia académica es reflejo de las cualidades demostradas como estudiantes, confió en que seguirán poniendo en alto el nombre de FI y les deseó éxito en su vida profesional.

Acto seguido, entre aplausos de familiares, profesores y amigos, fueron entregados los diplomas y medallas a las y los ingenieros que pudieron asistir al evento.

Recibieron diploma de aprovechamiento: Sergio Franco Moreno (9.63) y Sebastián Reyes Arroyo (9.58), de Ingeniería Civil; Fernando Daniel Reyes Granados (9.00), de Minas y Metalurgia; Rebeca Muñoz Melamed (9.30), de Eléctrica Electrónica; Fernando Villanueva Pérez (9.86) y Adán Ali Balcázar Rodríguez (9.83), de Computación; Ariel Cinco Solís (9.44), de Telecomunicaciones; Gustavo Sánchez López (9.20) y Daniel Aguilar Ojeda (9.16), de Geofísica; Fernanda Patricia Carrillo Sánchez (9.42) y Alejandra Santiago Cruz (9.40) de Geológica; Carlos Omar Velázquez Martínez (9.77) y Miguel Alejandro Ledesma Nava (9.70), de Industrial; Osmar Isaac Ceballos Ramírez (9.62), de Mecánica; Evencio Ito Moreno (9.51), de Petrolera; Luis Ulises García Aguilera (9.82) y Nicolás Pacheco López (9.75), de Mecatrónica, y Carlos Alberto Rosales Bobadilla (9.48), de Sistemas Biomédicos.
Fueron condecorados con diploma y la Medalla Gabino Barreda: Daniel Ortiz Torres (9.37), de Ingeniería Eléctrica Electrónica; Jorge Eduardo Velasco Zavala (9.38), de Geomática; Josué Martín García Venegas (9.38), de Geofísica; Alejandro de la Cruz Meneses (9.46), Telecomunicaciones; Laura Rabadán Camacho (9.53), de Sistemas Biomédicos; Julio Gonzalo Cervantes Bazán (9.63), de Minas y Metalurgia; Ivonne González Vega (9.69), de Petrolera; Ximena López Piña (9.77), de Civil; Roberto Arturo Ávila Botello (9.78), de Mecánica; Ariadna Alejandra León Chávez e Ivette Durán González (ambas con 9.79), de Industrial; Ernesto Macedo Serrano (9.82), de Geológica; Alfredo Herrera Cortés (9.89), de Mecatrónica, y Daniel Enrique Martínez Segrera (9.98), en Computación.

Al hacer uso de la palabra, el ingeniero Martínez Segrera expresó que estos reconocimientos van más allá de un número obtenido al final de sus estudios universitarios: representan el esfuerzo realizado a lo largo de los años para mejorar como profesionistas. En nombre de sus compañeros y compañeras, agradeció la UNAM por ser el espacio para su desarrollo académico, a la FI por ser su segunda casa, a las y los docentes que transmitieron sus saberes y pasión por la ingeniería, y a sus familias y amigos por el apoyo y confianza. Sostuvo que las distinciones también serán un recordatorio de su compromiso con la sociedad mexicana y les permitirán poner los ojos en nuevas metas y objetivos, siempre con el deseo de seguir formándose.

La ceremonia concluyó con una estridente goya a manera de celebración y orgullo por pertenecer a la Máxima Casa de Estudios y a una de las mejores facultades de Ingeniería de Latinoamérica.